De abajo hasta la cima… y de vuelta abajo (con final gracioso 😉