Decidiste subir el Lanin? Ésta es una aventura que implica estar en forma. Y si bien cada uno tiene su ritmo, está pensada para ser realizada en 2 días.
En cualquier caso, lo más recomendable es que el día anterior a la partida no te vayas a dormir tarde. La travesía va a comenzar muy temprano para dar tiempo a cumplir con los plazos previstos de la excursión.

 

1. Traslado hacia la base del Volcán Lanín

Antes de comenzar con el ascenso al Lanin, hay que viajar aproximadamente 1 hora desde San Martín de los Andes (desde Junín de los Andes el tiempo es algo menor) para llegar al pie del Volcán Lanín. Allí está la oficina de guardaparques del Parque Nacional Lanín. Luego de realizar todos los trámites tendientes a que quedes registrado y habilitado, preparate. Ahí arranca la expedición. Entramos en el Camino de Mulas…

Ruta principal de Junin de los Andes

2. Empieza el ascenso

Durante este primer día, se camina entre 4 y 6 horas hasta llegar al primer refugio, ubicado a aproximadamente 2400 metros de altura sobre el nivel del mar (msnm). Este ascenso se acomete a través de la cara norte del Volcán Lanín.

La primera parte de la caminata lleva aproximadamente 45 minutos. Es el despertar de los sentidos. Te van a saludar miles de flores amarillas y naranjas del amancay. Las vas a ver buscando el sol a través de las lengas, que forman el bosque que te rodea.

El terreno es de origen volcánico: te aconsejamos que estés atento para evitar tropiezos. El camino nos lleva hasta el primer hito: la Espina de Pescado, parte modelada por un par de glaciares en épocas inmemoriales. De su imagen, su nombre.

Mirá a tu alrededor. Quizás alguna grata sorpresa ande dando vueltas por los cielos…

 

Seguimos hacia el refugio. Cena y descanso reparador

A partir de ahí, sigue un trecho largo aunque relativamente fácil.

El primer refugio que hay es del Regimiento de Infantería de Montaña (RIM), ubicado en torno a los 2400 msnm. Aunque tiene 20 plazas, para poder pernoctar primero hay que tener un permiso expreso expedido por personal de Gendarmería Nacional. Está pensado solamente como refugio en casos de una nevada o tormenta intensa. No tiene ningún servicio.

Los otros dos refugios más usados comúnmente se encuentran más arriba: el BIM y el CAJA (Club Andino de Junín de los Andes), este último ubicado a 2700 msnm aproximadamente. Tiene la desventaja de ser más chico, ya que tiene 10 plazas solamente, pero está a unos cuantos cientos de metros más arriba. Esto va a cortar sensiblemente la segunda jornada.

En caso de no poder quedarse en ninguno de esos dos paradores, siempre está la opción de la carpa.

En este momento ya son las 7 de la tarde más o menos. Hay que cenar porque hay que estar de pie de nuevo a las 2 de la mañana. Es importante ir cumpliendo los plazos. Ahora sí, ¡a dormir!

P1000189Creative Commons License taquiman via Compfight

3. ¡A levantarse para hacer cumbre! Objetivo a 3776 msnm

2 de la mañana. A partir de este momento, empieza el desafío propiamente dicho. Vas a tener que exigirte. Te esperan entre 7 y 10 horas de ascenso para llegar a la cima del Volcán Lanín. Pero ahí no termina todo. Después vas a tener que bajar durante 5 horas aproximadamente.

Primero, un desayuno bien calentito. Luego, tenés que separar los elementos que vas a necesitar para llegar a la cumbre. No te conviene llevar elementos que agreguen peso y no vayas a usar. Las podés dejar en el refugio. No hay problema.

De aquí en más, toda tu carga será agua y comestibles. Ponete la ropa más abrigada que tengas, el casco, y no te olvides de la piqueta, los grampones y los bastones.

Ese día, te vas a encontrar con pendientes bastante mayores. La excursión se hace algo más exigente.

Este va a ser uno de los momentos más impresionantes de toda la aventura. Imagináte: de noche, a 3 mil metros de altura y con un techo en la que la luna y las estrellas están ahí, al alcance de la mano.

Ver el amanecer va a ser otra experiencia única en tu vida. Sacá todas las fotos que quieras (y subilas a Cumbre Lanín ;-). Sin embargo, no vas a poder estar mucho tiempo quieto. Este es el momento en que más frío vas a sentir, y no conviene perder el calor corporal. Entonces, lo mejor es que te mantengas todo el tiempo en movimiento.

Un poco de esfuerzo más… ¡ya casi llegás!

Cuando estés cerca de la cima, vas a tener que encordarte. Vas a ver que la cumbre es de piedra pero que está cubierta por completo por un glaciar que tapa todo el cráter. Ese bloque de hielo mide aproximadamente 80 metros de alto.

¡Ya llegaste! ¡Realizaste el ascenso del Lanin! El esfuerzo quedó atrás. Ahora, todo es placer. Mirá para todos lados y llenate los ojos con el tremendo panorama que ofrece esta parte de la Patagonia. Valles, lagos, otras montañas, los Andes, ríos… no vas a encontrar palabras para describir lo que estás viendo.

Atardecer en el Volcan Lanin

4. El momento del descenso

Luego de un rato, vos y tu grupo van a tener que, de a poco, desandar la huella. Con alegría por un lado, con una cierta nostalgia por otro, vas a tener que caminar unas cuantas horas más. Aquí es precisamente donde van a ser de fundamental importancia los bastones, cuando tus piernas ya estén muy cansadas.

Las normas para el descenso son las mismas que para la subida. Seguir las indicaciones del guía, no separarte del grupo y ser prudente.

Así vas a llegar al final de esta gran aventura, subir el Lanin. Una aventura como pocas. Tu espíritu te lo va a agradecer…

Lanín VolcanoCreative Commons License Alonso Inostrosa Psijas via Compfight